En la Variedad està el gusto 4

- Ernestoooo!!!! Deja de mirarme con esa cara y dime algo por lo que más quieras
- ¿Qué quieres que te diga Marcela?
- Ah no me jodas eh?, que aquí el terapeuta eres tú… ahora falta que sea yo la que tenga que decirte lo que me tienes que decir
- ¿Una mentita? – me dijo con una parsimonia asquerosa mientras me extendía el paquetito de caramelos
- ¿Sabes una cosa? Metete la mentita por el culo – Le dije cruzándome de brazos bastante enfadada
- A ver Marcela, lo que estoy tratando de hacer, es que te calmes un poquito
- ¿Calmarme? Como me puedes pedir que me calme Ernesto hazme el favor!!!!!, ¿No te das cuenta que mi vida de pronto se ha sumido en un caos total?– bajé la voz para susurrarle- ¡Que me gusta espiar a la vecina calata carajo!!!
- ¿Y?
- ¿Como que y?
- Para mi está clarisimo que estás pasando por una crisis Marcela, te sientes inconforme contigo misma y anhelas lo que otras tienen. Por otro lado, muchas personas en algún momento de sus vidas se sienten atraídas por alguien de su mismo sexo y esto no significa que sean homosexuales.
- ¿Tu crees que se me pasará?
- Supongo que si – se levantaba lentamente y de vuelta en su escritorio, escribía una receta médica – te voy a mandar algo para que te relajes, media pastilla antes de dormir por una semana y hazme caso, vete de viaje con Martin a alguna playa paradisiaca, sin hijos ni preocupaciones, ya verás como regresas renovada.

Al salir de la consulta, me sentí bastante más tranquila. Ya en el coche, puse la radio, me miré en el espejo retrovisor y sacando el lapiz de color, me repasé los ojos y luego pinté mis labios, para finalmente salir del estacionamiento. Mientras conducía me fui dejando llevar por la musica hasta el punto de llegar a tararear la canción y sentir lentamente como mi espiritu se elevaba… y elevaba…y elevaba. Aproveché una luz y cogiendo el móvil, llamé a mi prima que tenía una agencia de viajes.

- Hola María? Si soy yo… si ha pasado tiempo hija, pero ya sabes, la casa, los chicos, Martín… siii no me he olvidado… - En eso, una chica con minifalda cruzaba en frente de mi coche- ¿Qué?... ¿Perdóname que decías? Ah si..si… fíjate te llamaba porque… espera que me ponen el verde… ya carajo, viejo imbecil, ahorita avanzo, no no a ti no María, es a otro coche que me está rompiendo el tímpano con el claxon, espera, espera que me pongo el manos libres… listo, como te decía que te llamaba porque quiero irme de viaje con Martín una semanita, si alguna playa, solcito, arena…si, bueno entonces ¿Me llamas cuando lo tengas?, genial, un besito prima y gracias eh… – Así llegaba a otro semaforo y me detenía junto a un coche deportivo, donde una chica de cabello al viento al mismisimo estilo Bo Derek, se miraba al espejo. Me quedé unos segundos observándola cuando en eso, la muchacha se giró a mirarme y me sonrió, yo hice lo propio y luego ruborizada ante mi reacción, pisé el acelerador sin darme cuenta que aún no había cambiado de color. Como resultado de mi temeraria reacción, casi me llevo de encuentra a una vieja y su perro, que terminaban de cruzar la pista y a un Audi del año, el cual no se como logré evadir, acabando finalmente aparcada a un costado de un cruce muy transitado. Respiré y cerrando los ojos, dejé caer mi cabeza sobre el volante…Es el stress, si es stress, stress, a ver respira Marcela, vota, respira, vota…eso… ahora llegas a casa y le dices a Martin que se van a las Bahamas y listo, verás como regresas renovada… si…

Fue entonces que volví a abrir los ojos y me horroricé al notar que en los coches a mi costado, en las avenidas, haciendo footing, hablando por el telefono publico, empujando cochecitos, paseando perros, gatos, pajaritos, etc…todo el mundo se había vuelto mujer…. Cerré los ojos y sacudí la cabeza varias veces, pensando que la alucinación terminaría, pero no… todas, lindas, estupendas y apetecibles seguían ahí… dios me falta el aire, me ahogo, por favor que alguien me ayude, quiero gritar….!!!En que momento dije yo que me trajeran a lesbos!!!!… quiero irme a las Bahamas ¿Carajo!!!

Ni bien llegué a casa, cogí una bolsa de hielo y dejándome caer en el sofá, me la puse en la cabeza, la cual estaba apunto de estallarme. Para cuando llegó Martín, yo seguía ahí moribunda en el salón.

- ¿Qué hay de cenar?
- Vas, coges el telefono y ordenas lo que quieras
- ¿Que te pasa amor?
- Me duele la cabeza
- Tomaste algo?
- Si.. – Dejé la bolsa a un costado- Martín, vámonos de viaje mañana mismo
- ¿Qué?, de viaje? Adonde?
- A las Bahamas, llamé a María y me habló de un paquete turístico de una semana que está super bien
- Marcela, yo esta semana no puedo, estoy en época de inventario en la oficina y no me puedo ir ahora
- Martin, te lo pido por favor… necesito que nos vayamos de vacaciones, por mi salud mental, puedes dejar un reemplazo
- Mira – me acariciaba el cabello- te prometo que vamos el mes que viene ¿si?
- ¡El mes que viene!!!! No… no – me levantaba bruscamente del sofá- yo no puedo esperar tanto, el mes que viene ya estaré loca, Martín por favor!!!!
- Mujer pero ¿Que te pasa? Ni que fuera tan terrible postergar un viaje por unas semanas
- No puedo mierda!!! No entiendes? … - Lo miré un instante pero al notar que ni se inmutaba agregué- ¿Sabes que? Si tu no quieres venir, pues allá tú, porque lo que es yo… mañana mismo me largo…
- ¿Sola?... pero ¿Que vas a hacer en las Bahamas sola?
- Pues seguro que muchas cosas, mucho más divertidas que mirarles las caras a ti y a los chicos todas las noches, dirigiéndome la palabra tan solo para decirme: ¿Me pasas la sal?... Mamá ¿Hay más pastel?… ¿Puedes cambiar de canal?, ¿Dónde están mis calcetines del futbol?....¿No te parece?

Lo mirè fijamente unos instantes y él enmudecido no se atrevió a replicar, me di media vuelta entonces y salí hacia la habitación a preparar mi maleta. Y si… era la primera vez que decidía irme sola de viaje, me moría de miedo, debo reconocerlo, pero si algo tenía claro en ese momento, es que necesitaba ese viaje a gritos.
Entrada publicada por SYD708 el jueves, 28 de agosto de 2008 .
Etiquetas:
 

5 comentarios :

Tatana dijo... | 28 de agosto de 2008, 16:58

jajaja pobre Marcela, aunque creo q lo q tiene ya no es estres, ya va por el esocho o esnueve, minimo

A ver como le va en Bahamas si regresa mas tranqui o no :p

un beso

dsdmona dijo... | 29 de agosto de 2008, 10:04

Yo creo que las Bahamas será el revulsivo que necesita para darse cuenta de que no se esta volviendo loca y lo que le gusta de la vecina es algo más que curiosidad..

D.

magia dijo... | 29 de agosto de 2008, 10:15

Eso, que vaya a las Bahamas, lo mismo allí va la peña con jersey de cuello vuelto y deja de ver aquello que tanto la inquieta.
¡Este viaje tiene pinta de ser más odisea que la de Ulises!. Esta Marcela es la caña!!!!
Gracias Syd, saludos nuevamente. Ciao.

Ana dijo... | 9 de septiembre de 2008, 11:32

Lo de Marcela es de juzgado de guardia, ha pasado de no fijarse nadita en las mujeres a no ver otra cosa!! Y como yo suponía el médico no le ha dado ninguna solución milagrosa.
Quizás ese viajecito sola sirva para abrirle los ojos.

Se te echa de menos por aquí, syd.

Ana Vigo

se.tu. dijo... | 28 de septiembre de 2008, 1:25

Muy buenas Syd....ya me he puesto al día con la historia y me está gustando mucho...y mas que me va a gustar...ya estoy deseando ver que pasa en ese viaje en el que se va a embarcar sola Marcela.

jajaja lo que me he podido reir con sus pensamientos y esas situaciones...así que estrés...no, si ahora todo es por estrés.

Pues nada niña...ya tienes a otra enganchada...aunque he visto que te has embarcado en "ecos de memoria"..yo te espero por estos lares para seguir la historia.

Muakis!!!